El futuro de la belleza
¡Las tendencias que vienen!

La belleza del futuro
Firmas de maquillaje como Estee Lauder o Bobbi Brown no paran de realizar avances en sus bases para poder facilitar un tono adecuado a cualquier color de piel. El motivo: las asiáticas y las modelos de piel negra son (cada vez más) todo un reclamo en las campañas de belleza internacionales. No es entonces extraño que la tecnología haya creado un sistema para calcular la tonalidad de la piel.

Primero fue el spectrophotometer en las tiendas de Sephora: analizaba los tonos de la piel de las clientas y recomendaba la base de maquillaje adecuada de cada una de las marcas que vende el gigante de la belleza. Idea que también implantó Elizabeth Arden para sus clientas de Nueva Zelanda. Luego apareció la aplicación MatchCo app: que, con la cámara de fotos de tu Smartphone, calibraba el tono de tu piel para que consiguieras una base perfecta para tu piel.

 

MatchCo app

 

En definitiva, parece que el futuro de la belleza está extremadamente ligado con la belleza. Pero cuando hablamos de tecnología no solo estamos hablando de aparatos y aplicaciones. Las fórmulas también adquieren importancia y hacen que los productos sean mucho más prácticos, fáciles de aplicar. ¿Os acordáis cuando Nivea lanzó su famoso body milk bajo la ducha? Desde ese momento, muchas otras marcas han  ido lanzando más cosmética para aplicar bajo el agua. De hecho, hasta la firma autobronceadora St Tropez ha lanzado un autobronceador que se puede aplicar bajo el agua y aseguran un resultado 100% efectivo y nada artificial. Y, yendo aún más allá, John Frieda ha lanzado un tinte de pelo cubre canas que puede aplicarse bajo la ducha (de momento solo en EEUU).

john frieda

 

En el sector antiaging también hay muchos avances, algunos son (de momento) solo estudios mientras que otros ya se están haciendo realidad como la aplicación cosmética del factor de crecimiento insulínico tipo 1 o somatomedina C o, más conocido como, IGF-1. Está demostrado cientídicamente que la disminución de los niveles de IGF-1 está relacionada con el envejecimiento:  “Los niveles más bajos de IGF-10 conducen a una mayor tasa de mortalidad, el deterioro cognitivo, el riesgo de enfermedades del corazón, sentirse más frágil… En pocas palabras, la disminución de IGF-1 es una parte importante del envejecimiento”, señala el Dr. Saad Sami Sogair, que presentó sus estudios sobre este factor de crecimiento en Congreso Mundial de Medicina Estética. IGF-1 es una proteína con más de 70 de aminoácidos en cadena y aplicado en cosmética previene y elimina manchas, reduce las arrugas, aumenta la firmeza de la piel y, además, fortalece el cabello, previene su cáida y activa su crecimiento. De momento este factor de crecimiento insulínico tipo 1 podemos encontrarlo en cosmética de alta gama no apta para todos los  bolsillos.

 

pulseras Jawbone

 

Y si el año pasado todos nos volvimos locos con el Fitbit, ese reloj fitness que te dice hasta cómo has dormido, parece ser que muy pronto viviremos otro gran avance, como los gadgets que analizarán las necesidades de la piel, incluso parece que ayudarán a que te maquilles correctamente y hasta te dirán qué cosméticos debes utilizar para que tu piel esté perfecta… Otro avance que deberías conocer es la pulsera Jawbone que, parecido al fitbit, puede analizar las estadísticas vitales de tu cuerpo y el nivel de alcohol en sangre…

Biotulin

Y por último, las cremas botox-like parecen que por fin están dando una alternativa a todas aquellas personas que le tienen miedo a las agujas. Las que pegaron fuerte hace unos años fueron las cremas de veneno de abeja. ¿Cómo funcionan? Al aplicarlas la piel siente como si fuese picada por una abeja, es entonces cuando empieza a realizar, por defecto, un proceso de regeneración, estimulando, así su curación natural y haciendo que la piel se vea más joven, completamente regenerada. Pero parece que hay una nueva formulación que está causando furor y que dicen que es el secreto de la piel de la Duquesa de Cambridge, Kate Middleton, y que Kim Kardashian ha comprado los derechos para distribuirla en EEUU. Se trata de Biotulin, una crema de origen alemán con espilantol (un anestésico local obtenido a partir del extracto de la planta Oleracea Acmella) que promete un resultado similar al del botox pasados 60 minutos desde su aplicación. Puedes comprarla en España por 49,99€.

¡Hasta pronto #tecnobeautyfans!

Juan Luis Bonfante

There are 0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>